Currently reading "Madame Bovary"

Imagen de Currently reading "Madame Bovary"
  • Autor: Gustave Flaubert

“… leyó a Balzac y a George Sand, buscando satisfacciones imaginarias en sus anhelos personales”.

Y yo anoche leí y me obsesioné con esta frase, mientras escuchaba en bucle Riverside, de Agnes Obel, intentando descifrar su verdadero significado: como personas inconformistas que somos (porque seguro que más de uno/a de por aquí lo es y se identifica conmigo), ¿leer y comparar la lectura con nuestra realidad sería un aliciente para continuar la búsqueda de nuestras verdaderas pasiones o, por esa misma razón, por ser inconformistas, pero vernos superados por la cobardía y la comodidad, estaríamos ante el mayor fracaso de nuestra existencia, compensando con la lectura la decepción que sobrevuela nuestras vidas?

A mí, sin ninguna duda, me representa la primera opción, pero no centrándome únicamente el plano romántico. Leer, para mí, no es sólo huir; es ampliar mis horizontes, abrirme al mundo, hacerme más valiente ante lo desconocido, ante las vicisitudes que se cruzarán en mi camino, aunque no sepa siquiera si esas situaciones alguna vez se reproducirán.

En esta época en la que nos rodea la incertidumbre, pero donde la balanza se inclina por el exceso de rutina y monotonía, ¿quiénes de los que amamos la lectura no soñamos el final de esa monotonía, de esa inquietud, imaginamos un futuro esperanzador, mientras leemos textos tan maravillosos como los que componen esta novela? Cada una de los gestos, palabras, pensamientos o, incluso, silencios, con distintos significados según el lector y sus circunstancias (o anhelos) personales, son intensos, arrancándonos de las garras del estancamiento diario.

Llevo leído tan solo un cuarto de la novela y ya me ha dejado una huella indeleble. Quizá la intensa sea yo cuando os diga que me gustaría hacer otro post según avance la lectura, pero creo que novelas así merecen algo más que una simple reseña.