Reseña de "La muerta enamorada", de Théophile Gautier

Imagen de Reseña de "La muerta enamorada", de Théophile Gautier
  • Autor: Théophile Gautier

“La virtud necesita de la tentación”, pero qué difícil es resistirse a esa tentación que obstaculiza que te conviertas en un ser virtuoso, ¿verdad? Nadie mejor que el padre Romualdo para explicar el dolor, a veces casi físico, que implica soportarla y sobrellevarla. Porque la tentación no solo aparece, se sufre, se rechaza y se desvanece; una vez tentado, las dudas, el remordimiento y el miedo a que vuelva a presentarse en tu camino te perseguirán por siempre.

En este corto relato, la tentación tiene nombre: Clarimonda, la más bella de entre todas las mujeres, cuyos “ojos decidían el destino de un hombre”. Un hombre o, en este caso, un joven novicio, puro e inocente, el ya mencionado Romualdo, ignorante de las perversiones que le acechaban fuera de los muros del seminario.

Dedicado desde su infancia en exclusiva al estudio de las Sagradas Escrituras, su meta en la vida consistía únicamente en ser ordenado sacerdote. Pero su anhelo será truncado ese esperado día al vislumbrar entre los feligreses a Clarimonda. Todo cambiará para él, ya que una fuerza misteriosa e inexplicable le atraerá hacia la preciosa joven, haciendo que se tambaleen los pilares de sus creencias, olvidando sus pasadas promesas, e hipnotizado, se replanteará su futuro.

Consciente del peligro que corre el joven sacerdote, su mentor, el abad Serapion, le alentará para poner tierra de por medio entre él y la enigmática dama, y con ello olvidar ese pecaminoso deseo. Sin embargo, Clarimonda nunca se dará por vencida. Aparecerá en su vida y en sus sueños, incluso después de haberla visto morir en sus brazos…

¿Os he dicho ya que me encanta este terror gótico? Creo que no puede haber narraciones más atrayentes, románticas y sensuales.