Reseña de "La máquina del tiempo", de H. G. Wells

Imagen de Reseña de "La máquina del tiempo", de H. G. Wells
  • Autor: H. G. Wells

Primera reseña del año y creo que su argumento no podría ser más apropiado para estos aciagos meses que nos han tocado vivir recientemente. ¿A quién no le habría encantado tener una máquina que retrocediera en el tiempo y que nos pusiera sobre aviso de lo que se avecinaba?

La idea de los viajes en el tiempo es algo que nos fascina a la mayoría de los mortales. Qué habríamos cambiado de nuestro pasado y qué podríamos hacer para alterar nuestro futuro son, seguramente, algunas de las preguntas más repetidas a lo largo de la historia.

En este relato largo, H.G. Wells predijo varias de las respuestas a esas preguntas; y, como en todas sus obras, nos inculca una moraleja, muy dolorosa e inevitable, sobre la ambiciosa y destructiva naturaleza humana. El ser humano no cambiará nunca, siempre será egoísta, avaro y clasista; y esa distinción de clases, que nos acompaña desde los comienzos de la civilización, seguiría existiendo en el futuro para el autor, pero de una forma viciada y corrompida generación tras generación.

Las dos “clases sociales” del futuro estarían representadas por los Eloi, seres inmaculados pero sumamente ignorantes e inútiles, que no conocen el significado del dolor ni del miedo, excepto el que les produce la noche, momento en el que aparecen los Morlocks, esa segunda clase social, marcada por el trabajo duro y la degeneración física provocada por los años enterrados en las profundidades de la tierra. Una clara crítica social del autor a la sociedad actual, en la que los que verdaderamente tienen el poder, porque trabajan y levantan las estructuras del país, los que más deberían tener voz, son los subordinados, inconscientes de la fuerza que ostentan y de que unidos podrían cambiar de manos el control de estas estructuras.

Cuando reseño intento ir más allá de la trama superficial, pero esta obra no es solo una novela moralista, moldeadora de conciencias; también estamos ante una obra de ciencia ficción, adelantada a su época que, a pesar de no ser para mí la mejor novela de Wells, os hará pasar un rato entretenido.