Reseña de "Déjame entrar", de John Ajvide Lindqvist

Imagen de Reseña de "Déjame entrar", de John Ajvide Lindqvist
  • Autor: John Ajvide Lindqvist
  • Puntuación: 4/5 ⭐️

Con “Déjame entrar” vuelvo a leer una novela de vampiros protagonizada por una niña (desde aquí oigo vuestras voces diciéndome que no era tal… lo sé, obviamente 🧐); y esa ambigüedad en la protagonista es uno de los puntos que más me gustó de la novela y que más me impresionó cuando fue revelado. Quizá, incluso, sea lo más original en la obra, ya que el resto de características de estos seres son compartidas con los que ya conocemos: verse afectados por la luz solar hasta consumirse, tener el cuerpo helado o necesitar el consentimiento explícito para acceder a los lugares.

Eli, una niña vampiro, transformada 200 años atrás por un ser despreciable, aparece en un pueblo sueco de los años 80, junto con su “padre”. Allí conoce a Oskar, un niño solitario, inseguro y débil, aunque con un fondo oscuro y repleto de resentimientos; con una sed de venganza tan elevada que intuyo contribuye a la unión entre ambos. Los dos niños, a lo largo de la historia, comparten miedos, confidencias y planes, se conocen, se respetan, incluso habiéndose revelado sus más oscuros secretos, y terminan queriéndose tanto que se hacen inseparables. Una preciosa forma de explicar la aceptación, integración y diversidad, la amistad y el amor.

Estamos, ya veis, ante una novela con un trasfondo concienciador y moralizante; muy compleja, en la que todos los personajes tienen un pasado marcado por algún tipo de trastorno, trauma o discriminación. Pero para aquellos a los que les guste la sangre y los desgarros de carótidas, también os satisfará.

Sensual y repulsiva a partes iguales, el autor pasa de describirnos cómo Eli parece que hipnotiza a sus víctimas con la mirada, sexualizándola a tan corta edad, para acceder a ellas de una forma simple, nada brusca; a describirnos con detalle el momento del ataque, la manera en la que la niña se aferra a la víctima, como si se tratara de un animal, imposibilitando su huida.

Resumiendo, para mí lo menos relevante de la obra fue la trama en la que mueren de forma sospechosa varios vecinos de la zona, sino el drama de cada uno de los personajes, que, inevitablemente, saldrán a la luz.