Reseña de "Crónicas Marcianas", de Ray Bradbury

Imagen de Reseña de "Crónicas Marcianas", de Ray Bradbury
  • Autor: Ray Bradbury

Como todo clásico de la literatura, hacer su reseña va a ser muy complicado, porque todos tenemos una idea más o menos preconcebida de la trama y del mensaje que nos quiere transmitir. Pero allá voy, y que me disculpen los amantes de esta obra si en algo discrepo o no entendí bien.

Dividida en pequeños relatos, Crónicas Marcianas narra la colonización del planeta Marte, desde que el primer astronauta estampa su huella en sus tierras arenosas, la colonización posterior y, por último, el abandono del planeta, una vez saciada la necesidad colonizadora, innata en el ser humano, exterminada la especie marciana y explotados todos sus recursos.

Esta novela, escrita para remover conciencias, esconde un tono melancólico, apesadumbrado, entre tanta ironía y absurdez; un regusto amargo queda en tu conciencia al acabarla, una sensación de incredulidad ante una realidad tantas veces repetida en el tiempo.

«Por mucho que nos acerquemos a Marte, jamás lo alcanzaremos. Y nos pondremos FURIOSOS, ¿y sabes qué haremos entonces? Lo destruiremos, le arrancaremos la piel y lo transformaremos a nuestra imagen y semejanza».

Etnocentrismo, apropiación cultural, racismo e, incluso, machismo y maltrato, se conjugan magistralmente en esta obra, aunque de una manera sencilla y amena. Hechos tan atroces como la aniquilación de culturas y civilizaciones son caricaturizados en la obra haciéndonos reflexionar sobre la egoísta y belicosa naturaleza humana. Por ello, estas novelas no solo entretienen, sino que germinan dentro de nosotros para hacernos mejores, para que seamos respetuosos, y para que entendamos que lo que no compartimos no es malo, únicamente es diferente, y con todo ello intentar que no se vuelva a repetir.