Reseña de "La guerra de los mundos", de H. G. Wells.

Imagen de Reseña de "La guerra de los mundos", de H. G. Wells.
  • Autor: H. G. Wells
  • Puntuación: 4,5/5 ⭐️

Este es otro de los libros que parece absurdo reseñar, porque ¿quién no conoce su argumento, hasta el más mínimo detalle? Aún así os dejo unas pinceladas de la obra. Comentadme si coincidís conmigo :)

Tenía pendiente su lectura desde hace años, ya que, si bien es cierto que me gustó mucho la película de 2005, tan sólo la recuerdo como una progresión de acontecimientos inverosímiles para la especie humana, acompañada de una constante huida y lucha para deshacerse del enemigo invasor. Sin más, pura acción. Sin adentrarse en la profundidad del pensamiento y comportamiento humano tras la súbita aparición del primer meteorito.

El argumento de la novela, más que brindarnos entretenimiento (que también), nos invita a la reflexión, acerca de la incredulidad de los humanos, su arrogancia y sentimiento de superioridad, y de su afán por suponer que siempre han tenido y tendrán todo bajo su control.

La forma en la que Wells reflejó el escepticismo de los vecinos del pueblo cercano a la primera nave, me sobrecogió. Aún siendo conscientes de que una especie desconocida, pero claramente superior, llegó a la Tierra, los vecinos permanecieron impasibles, manteniendo sus rutinas habituales. Una vez lanzado el primer ataque por parte de la nave, intentaron de forma caótica y desafortunada atajarlo, viéndose, sin embargo, superados en inteligencia, armamento y estrategia. Y es en ese momento cuando aparece el instinto primigenio del ser humano: huir para buscar un refugio. Ya nada importa, ni familiares, ni amigos… la moralidad y lo éticamente correcto pasarán a un segundo plano.

En cuanto a la parte “visual” de la obra, Wells fue capaz de transmitirnos una atmósfera de terror y desesperación en un Londres devastado. Puedes imaginar el tono cobrizo del paisaje y las caras macilentas de los supervivientes fruto del pánico, incluso sin que dichos datos se mencionen en la obra. Igualmente, a través de sus descripciones, nos aterroriza con la idea de máquinas colosales, manejadas por unos seres asemejados a octópodos gigantes, invencibles, con características técnicas y armamentísticas superiores a las nuestras.

Wells tuvo el mérito de ser el primer escritor que plasmara una invasión extraterrestre, haciéndolo para mi gusto (aunque poca experiencia) de una forma fascinante. 120 años después de su primera publicación, las descripciones científicas acerca tanto de la especie alienígena como de sus medios de transporte y batalla son sobrecogedoras y tremendamente acertadas. Incluso ese final tan inesperado, no hace más que refutar que lo que imaginó este señor puede convertirse en realidad, porque ¿sabemos que estamos solos en el universo? ¿Que nada ni nadie vendrá a reclamar lo que CREEMOS nuestro, la Tierra?.