Reseña de "El único hombre vivo", de Mario Gómez Giménez.

Imagen de Reseña de "El único hombre vivo", de Mario Gómez Giménez.
  • Autor: Mario Gómez Giménez
  • Puntuación: 4/5 ⭐️

Hoy toca reseñar esta novela, en la que los zombis más rápidos, terroríficos, impredecibles y ávidos de carne humana campan a sus anchas por Barcelona.

El agente Alex Torrent, junto con alguno de sus compañeros, resistirá el envite de las hordas de muertos vivientes en el centro de la ciudad, mientras que fuera de las murallas de contención que la rodean, la periodista Eva Llull y su equipo intentarán dar con el origen de ese virus que ya acabó con la vida de miles de personas en una isla francesa aislada en el océano Pacífico, y que ahora amenaza con expandirse por el mundo entero.

Aunque a ninguno de los dos protagonistas le será fácil cumplir su misión. Ocultaron lo ocurrido en esa isla hace casi cuarenta años y querrán hacer lo mismo en esta capital española.

De nuevo me encuentro ante una novela que me ha gustado mucho. Y sí, estoy de acuerdo en que es una trama muy manida, explotada hasta la saciedad, pero su lectura provoca una inyección de energía. La novela no baja de intensidad ni un solo segundo. Dividida en capítulos cortos, casi siempre alternando entre las historias paralelas de los dos protagonistas, no hay espacio para el resuello. Es casi imposible dejar de leer.

El tema principal, por supuesto, es la lucha por la supervivencia de los personajes hasta su último aliento y la búsqueda de la verdad, a pesar de poner sus vidas en riesgo, pero entreveo dos puntos a destacar: por un lado, la desinformación a la ciudadanía por parte de las altas esferas, ocultando y mintiendo acerca de lo que realmente sucede en la ciudad, evitando con engaños un caos que sería incluso peor que la misma enfermedad; y, por otro lado, la deshumanización que provoca situaciones tan extremas como estas. A pesar de que siempre existen y existirán los llamados “héroes”, el “sálvese quién pueda” reina en cuanto las circunstancias son adversas.

Resumiendo, estamos ante una novela adictiva, ágil, repleta de acción, digna de ser el guión de una superproducción de cine… aunque debo ser cauta en mis valoraciones hasta leer la continuación, “La noche de la avalancha”. Estoy lista para ello ☺️✌🏻