Reseña de "Estigia", de Luis Cerezo.

Imagen de Reseña de "Estigia", de Luis Cerezo.
  • Autor: Luis Cerezo
  • Puntuación: 4,5/5 ⭐️

Para la reseña de esta novela intentemos cambiar el chip acerca de lo que conocemos sobre el género zombi. Hagamos el esfuerzo de imaginar una sociedad deshumanizada, materialista y ambiciosa, en la que la gente pasea, hace ejercicio o se relaciona con los demás mirándose su propio ombligo… ¿sois capaces? Supongo que os será fácil…

Bien, pues en este contexto conocemos a tres individuos: un señor, el hijo de este y un estudiante de doctorado. Los tres al límite de sus fuerzas, física y anímicamente, aguantando como pueden y malviviendo en esa sociedad que os he descrito. El primero por el conformismo, la rutina y la resignación propia de su edad y su posición social, el segundo por la falta de oportunidades y por la desidia en sus largos días, y el universitario, porque ve que sus últimos años de estudios han sido una pérdida de tiempo, unos estudios que no le reportarán nada, salvo un currículum impecable.

Sin saber cómo ni por qué, los dos primeros (verdaderos protagonistas de la obra), empiezan a tener síntomas de una rara y siniestra enfermedad que inicialmente les parará el corazón, para después mutarles, no sólo físicamente, descomponiéndolos poco a poco, sino también mentalmente. Repararán en el hecho de que todo aquello a lo que le daban una importancia absoluta y principal es irrelevante, pasando a un segundo plano, y, por fin, comenzarán a liberarse de las ataduras que les marcaba la estricta sociedad. A pesar de su actitud apática y pasota, se sentirán, por vez primera, más “vivos” de lo que habían estado jamás.

Esta novela sarcástica, ácida y tremendamente repugnante en algunos momentos, me ha gustado, y mucho. Por un lado, por esa crítica social de la que os hablo, describiéndonos una sociedad en la que prácticamente nadie piensa en el prójimo y en la que a cualquiera que tenga la osadía de asomar la cabeza por la hierba será automáticamente “decapitado”; y, en segundo lugar, porque nos adentramos en la siempre olvidada transformación de humano a zombi. Me ha alucinado la forma de detallar los pequeños cambios corporales que van sufriendo los protagonistas hasta llegar a su total decadencia, y la forma de afrontar la pérdida completa de la sensibilidad y del auto-control, mientras aumenta el hambre irrefrenable por la carne cruda.