Reseña de "El bigote", de Emmanuel Carrère.

Imagen de Reseña de "El bigote", de Emmanuel Carrère.
  • Autor: Emmanuel Carrère
  • Puntuación: 3/5 ⭐️

Quizá penséis que me equivoco al puntuar tan bajo esta novela, y lo entiendo, porque la genialidad de Carrère es inigualable. Un acontecimiento tan nimio como afeitarse el bigote convierte los días de nuestro protagonista en una epopeya traumática. Pero el desasosiego constante que me causaba su lectura no puedo obviarlo. Estuve a punto de abandonarla en más de una ocasión.

La premisa de la obra es bien sencilla: ¿Tus familiares y amigos deberían notar y, por tanto, comentar un cambio considerable en tu aspecto al afeitarte el bigote, rasgo que te caracteriza desde hace años? La respuesta, evidentemente, es que sí, por supuesto que sí. Pues en este caso no sucede lo esperado. Ninguno de los allegados de nuestro protagonista muestra asombro ni ninguna otra reacción con su nueva imágen, algo que en un primer momento intriga al susodicho, e, incluso, esa chanza a la que está siendo sometido, le divierte, pero poco a poco, la prolongación de lo que él considera una broma muy macabra, le generará tal inquietud y pavor que irá perdiendo la confianza que tenía depositada en los que le rodean, incluso en sí mismo. El descenso a la locura es inminente e inevitable.

Está claro que Carrère juega con nosotros, con nuestras emociones, dando constantes tumbos en la racionalidad y cordura del personaje principal. En ocasiones reafirmando que siempre llevó bigote, y por tanto, confirmando una confabulación del mundo contra él, para después, de un plumazo, con una simple fotografía, desmontarle esa certeza, hundiéndolo aún más en el pozo de la angustia. Ese vaivén de emociones es desquiciante, tanto para él como para el lector, ya no solo por saber si el bigote existió en algún momento, sino si su vida, tal y como él la describe, es real o pura fantasía. Su lectura, a pesar de ser cortita, requiere un gran esfuerzo mental para posicionarte en el lugar de cada uno de los afectados.

Una obra a la que podríamos calificar de kafkiana, con un final igual de turbador que el desarrollo de la misma.