Reseña de "Ellas hablan", de Miriam Toews.

Imagen de Reseña de "Ellas hablan", de Miriam Toews.
  • Autor: Miriam Toews
  • Puntuación: 5/5 ⭐️

Os describo esta novela únicamente con tres adjetivos y desarrollo mi reseña basándome en ellos: adictiva, demoledora y fascinante.

La novela se convierte en adictiva desde la primera página. Desde que sabemos que está basada en hechos reales: las horribles vejaciones a las que fueron sometidas mujeres y niñas de una comunidad menonita en Bolivia, entre los años 2005 y 2009. Y desde que son ellas mismas (ya en la ficción de la novela) las que relatan cómo sus propios vecinos y, por tanto, familiares, se valieron de la oscuridad de la noche para drogarlas y violarlas, despertando a la mañana siguiente aturdidas, doloridas y presas del pánico al no poder explicar su estado sin recurrir a la actuación del mismísimo diablo.

Demoledora porque, igualmente, son ellas, reunidas en un granero a espaldas de los varones, las que poco a poco van tomando conciencia de su situación y condición dentro de la comunidad en la que viven, de que para sus padres, maridos e hijos valen menos que los animales de su propia granja, que sus opiniones y anhelos nunca fueron ni serán tomados en cuenta, y, por tanto, de que esos actos tan viles contra su integridad, no solo quedarán impunes, sino que, además, correrán el riesgo de que se vuelvan a repetir en el futuro.

En un debate a contrarreloj, por el miedo a ser pilladas “in fraganti” urdiendo un plan, se podrán sobre la mesa (literalmente, sobre pacas de heno) tres posibles soluciones, a cual de ellas más devastadora para unas mujeres que creen haberlo perdido todo: quedarse y perdonar a sus agresores, permanecer en la comunidad reivindicando y luchando por el reconocimiento de sus derechos o huir para comenzar una nueva vida.

Y, por último, tremendamente fascinante. La autora describe de forma magistral el desasosiego de una parte de las mujeres implicadas, por el miedo a lo desconocido, y la fuerza y el coraje del resto ante las adversidades. El debate entre ellas, aunque racional y lógico, nos engancha porque es irónico y retorcido, provocando diálogos punzantes e hirientes entre las mujeres, a pesar de que el amor que se profesan es infinito al haber compartido el mismo dolor.

Cuestiones tan trascendentales como la fe y la religión, la jerarquía en una sociedad patriarcal, el perdón o la justicia, son abordados de una forma fluida y natural, sin llegar al tedio. En parte, también, por las aportaciones del narrador y único protagonista varón, August Epp, joven con un pasado bastante peculiar para esa comunidad, que dará cordura, calidez y ritmo a las exposiciones de las mujeres, redactando unas actas que perdurarán en el tiempo.