Reseña de "Proyecto Trópico de Cáncer", de Rafa García Salas.

Imagen de Reseña de "Proyecto Trópico de Cáncer", de Rafa García Salas.
  • Autor: Rafa García Salas
  • Puntuación: 4,5/5 ⭐️

Si leemos una novela de 250 páginas en menos de un día, no solo por el placer de la lectura sin la imposición de límites, sino por una asfixiante necesidad de desvelar tramas, personalidades y misterios, debemos valorarla de forma muy positiva. Aunque la obra aún no esté premiada ni reconocida por la crítica, para mí, es realmente buena dentro del género zombi.

No obstante, al encuadrarla dentro de este género no quiero que penséis que estamos ante una novela más de muertos vivientes, en la que los protagonistas se dedican a escapar “in extremis” de los numerosos asedios de estos monstruos. No. Esta obra nos plantea dilemas morales de principio a fin, nos hace cuestionarnos nuestra propia naturaleza humana, te sitúa en la piel del protagonista, tomando con él las decisiones más relevantes para él, su familia y la especie, y te hace sonrojar al poner de manifiesto que tú, como ser egoísta que eres, probablemente, cederías, ya sea por miedo o por ambición, a tus instintos más bajos y ruines.

Sin embargo, en toda oscuridad siempre hay una luz, una estrella, que nos mejora y eleva como especie y nos impide que descendamos irremediablemente al infierno de la desesperanza.

Y en esta novela ese lucero es Markus, un joven y prometedor científico, implicado de lleno en la cura del cáncer. En un tiempo récord y casi sin resuello, consigue tan preciada cura, pero sus jefes, desoyendo sus constantes súplicas para que la eficacia de la misma sea probada con calma, la pondrán a la venta en el mercado de los más pudientes… y, como no podría ser de otra manera, algo sale mal…

Ahora la lucha de Markus cambiará de objetivo. Buscará desesperadamente un remedio para ese virus descontrolado, enfrentándose a lo largo de ese arduo camino a algo aún peor: la impredecible e inagotable avaricia del ser humano.

“Habíamos jugado a ser dioses, a engañar a la muerte y, sin embargo, ésta nos había ganado la partida y se proponía dominarnos por completo”.