Reseña de "Las malditas”, de Stacey Halls

Imagen de Reseña de "Las malditas”, de Stacey Halls
  • Autor: Stacey Halls
  • Puntuación: 3,5/5 ⭐️

Me interesaría mucho abrir un debate con esta obra, pues si bien me ha gustado bastante, no tengo la sensación de que perdure en mi memoria pasado un tiempo. Sé que con mis palabras generaré la “antipatía” de muchos de vosotros que tanto la habéis disfrutado, pero me debo a lo que me ha hecho sentir su lectura…

La joven esposa de Richard Shuttleworth, Fleetwood, señora de Gawthorpe Hall, vuelve a quedarse encinta después de tres intentos fallidos. El miedo a que se malogre este último embarazo, perdiendo con ello, no solo a su futuro hijo y la confianza de su marido, sino su propia vida, hacen que decida contratar como matrona a la joven curandera Alice Gray, la cual posee unas dotes especiales en el conocimiento de plantas y brebajes. Parece que todo encaja a la perfección entre ellas, hasta que, pasados unos meses, Alice, junto con otras mujeres de localidades cercanas, es acusada de brujería…

Así podría resumirse el argumento de la novela y esta última parte podría ser la que más me ha cautivado de la misma. Basándose en hechos reales (los juicios a brujas en Pendle, Inglaterra, en 1612), la escritora consigue introducirnos en esos oscuros acontecimientos históricos que marcaron la memoria de todos los habitantes de la zona en esas fechas, de una forma muy real y descriptiva, pero sin llegar a rozar el morbo que siempre conllevan las acusaciones, torturas y muertes de estas desdichadas.

Si bien es cierto que la esencia de esta novela o su mensaje es la lucha de las mujeres contra las injusticias, contra el machismo imperante en esa época, dentro y fuera de los hogares, o la misoginia… no he terminado de empatizar ni conectar con Fleetwood. Esta joven, que debería abanderar esa lucha, está claro que saca fuerzas y se “rebela” contra la sociedad y su marido, al cual le debe “respeto”, para salvar a su amiga, pero más por su propio interés que por esa amistad con Alice, al menos durante gran parte de la obra.

Sin embargo, esta última, Alice, sí que es un ejemplo a seguir. Una mujer decidida, sensible pero independiente, que se hizo a sí misma, que prefiere seguir ejerciendo de curandera, a pesar del peligro que eso conlleva, para ayudar a quien más lo necesite. Ella sí pondrá sus conocimientos e, incluso, su vida en riesgo de una forma desinteresada.

Por eso, ese tándem de mujeres protagonistas, me chirría y se me queda cojo. Sí que veo a la primera joven, Fleetwood, como una buena persona, con buenos sentimientos dentro de esa sociedad egoísta, pero muy caprichosa y acomodada, que piensa más en el bienestar suyo y el de su futura familia que en el de los demás. Y a Alice como una verdadera superviviente, sin necesidad de gloria ni reconocimientos, que no pide ni necesita ayuda de nadie. Una verdadera luchadora.

¿Qué pensáis al respecto?