Reseña de "El vampiro", de John William Polidori

El vampiro
  • Autor: John William Polidori
En este relato con el que John W. Polidori sienta las bases en las que se apoyará casi toda la literatura romántica y moderna del género vampírico, que se dice pronto, conocemos a Lord Ruthven, un ser enigmático a la par de tenebroso que, a pesar de que su halo misterioso produce cierto rechazo inicialmente, sus ojos y su presencia harán que cualquier dama finalmente caiga fascinada y rendida a sus pies.

Nuestro protagonista, Aubrey, igual que le sucede al género femenino, sucumbe a sus encantos. Embelesado con su atrayente personalidad, decide acompañarlo en todos sus viajes, hasta que advierte que, de manera desvergonzada y sin escrúpulos, Lord Ruthven manipula y utiliza a sus enamoradas, por lo que decide tomar un rumbo separado al de él. Un día, transcurrido el tiempo y habiendo conocido leyendas sobre unos extraños y macabros seres, su querida Ianthe aparece muerta en circunstancias sospechosas.

Lo que más me atrae de esta obra, además del propio género que trata, es lo siguiente: en primer lugar, el contexto en el que Polidori la escribió. Me parece fascinante que de una sencilla reunión con amigos, entre los que destacaban los grandes Lord Byron y Mary Shelley, y de lo que parecía ser un simple juego, se crearan obras tan transcendentales como esta.

Por otro lado, el personaje tan sumamente abyecto de Lord Ruthven, es representado como tal, como un ser vil y manipulador, pero a la vez con un carisma y un poder de atracción sexual tan elevado que para sus víctimas resulta imposible refrenarse. Siempre echaré en falta en la literatura actual, en la que se ha tergiversado el concepto del vampiro de antaño, estos individuos (o monstruos, según lo veamos) que solo necesitan su mirada y su elocuencia para conseguir lo que se proponen, asesinar para alimentarse, o lo que es peor incluso para ellas en esa época, desprestigiarlas ante la sociedad.

Y por último, por retratar en tan poquísimas páginas la sociedad de principios del siglo XIX dividida entre aquellos cuyo miedo y superstición les atenazaba día y noche, transmitiendo leyendas que pasarían de generación en generación; y aquellos poco o nada creyentes de estos mitos que, en este imaginario caso, no hacían más que agravar la situación ya que como bien dijo el profesor Van Helsing: “The strength of the vampire is that people will not believe in him”. 🧛‍♂️