Reseña de "Lo que más me gusta son los monstruos", de Emil Ferris

Imagen de Reseña de "Lo que más me gusta son los monstruos", de Emil Ferris
  • Autor: Emil Ferris
  • Puntuación: 3,5/5 ⭐️

Hoy os traigo una reseña que va a generar controversia, lo auguro. Desde que me regalaron esta novela gráfica en mi cumpleaños (19 de septiembre, para los despistados 😜), solo he leído críticas fabulosas al respecto de sus ilustraciones y de la historia que nos narra.

En cuanto a lo primero, estoy totalmente de acuerdo. Dentro de mi ignorancia en este mundo, no puedo más que admirar el estilo o, más bien, los estilos, y la personalidad que infunde la autora a cada página. La cantidad de matices y detalles que componen cada dibujo es impresionante. Además, Ferris es capaz de hacernos creer que, verdaderamente, el “cuaderno” es propiedad de una adolescente, con algunos dibujos muy poderosos y otros de simples trazos, denotando los cambios en los estados de humor de la propietaria. En este apartado debo darle la máxima puntuación.

A pesar de esto, el argumento no me atrajo tanto como imaginaba, e intuyo que es debido a esa cantidad ingente de halagos hacia la obra.

Karen Reyes, dueña del diario, es una niña que evade sus problemas en casa y en el colegio imaginando y dibujándose como un monstruo, una niña-lobo. A lo largo del libro vamos conociendo sus emociones, entre las que destacan la tristeza y la inseguridad, y sus gustos por la literatura y el cine de terror. Reconozco que es algo novedoso el hacer que una niña se identifique con un monstruo que espera convertirse en inmortal para así solventar sus miedos y salvar a sus seres queridos, es un planteamiento bonito y desgarrador a la vez, pero el drama que lo soporta ya ha sido empleado miles de veces.

Podría deciros que la historia toma fuerza con la muerte inexplicable de la adorada vecina de Karen, la señora Anka, y realmente me gustó que explicaran la dolorosa y traumática vida de esta, aunque volvemos otra vez al tema del holocausto… Es un tema recurrente, que cada vez que es tocado te roba un pedacito de corazón, pero añadir otra pesadilla más a esta obra no hace más que desear que termine cuanto antes. Demasiados dramas en un mismo libro.

Es una muy buena novela gráfica, lo admito, pero no apta para los más aprensivos.