Reseña de "La leyenda de Sleepy Hollow", de Washington Irving

La leyenda de Sleepy Hollow
  • Autor: Washington Irving
Si pensamos en esta leyenda nos vendrán a la cabeza terror y Johnny Depp investigando unas muertes sospechosas. Craso error. Por fin le he dado la oportunidad a este clásico y me alegra porque lo que recuerdo de la película tergiversa muchos aspectos la trama original y los personajes de esta pequeña novela.

En cuanto al protagonista, en la película se tomaron la licencia de cambiarle la profesión. En la novela, Ichabod Crane es un profesor de escuela desgarbado, extremadamente flaco y comilón, que se enamora de la bella Katrina o, más bien, sueña con conquistarla, ya que a la par de hermosa, es hija de un acaudalado vecino. Un matrimonio con ella sería muy ventajoso para Ichabod, puesto que vería mejorar muchísimo su penosa situación económica. Pero para conseguirlo debe enfrentarse a uno de los más fornidos y admirados pretendientes de Katrina, Brom el Huesos, además de lograr escapar con vida del enfrentamiento con el temido jinete sin cabeza, leyenda que para su disgusto se convierte en realidad.

En cuanto al argumento, dista muchísimo del narrado en la película. Para nada nos encontramos con el terror que transmite el film, más bien estamos ante una novela donde el humor y la crítica social acaparan todo el argumento, con un toque final espeluznante y angustioso. Ichabod es el verdadero protagonista, y a través de sus maravillosas descripciones conocemos el pequeño pueblo de Sleepy Hollow, a sus vecinos y sus supersticiones acerca de esa leyenda del jinete sin cabeza.

SPOILER: Me quedo, por supuesto, con la persecución o carrera entre Ichabod y el jinete sin cabeza, y esa sensación de no saber si realmente Ichabod tuvo esa aterradora experiencia o todo fue fruto de su inagotable imaginación debida a un excesivo gusto por las historias de terror, que le hizo descender a la locura y desaparecer misteriosamente...

Si me preguntáis con cuál me quedo, película o libro, os diría que la película me gustó muchísimo en su momento y la recomiendo para pasar un rato de terror “light”, pero la novela es la base, y a pesar de que es muy poco terrorífica, merece ser leída en una tarde de lluvia 😊