Reseña de "La Profecía", de David Seltzer

Imagen de Reseña de "La Profecía", de David Seltzer
  • Autor: David Seltzer
  • Puntuación: 3/5 ⭐️

Robert Thorn, un importante político americano, recibe la terrible noticia de que su esperado primogénito nace muerto, por lo que, para no desmoralizar a su querida esposa, la cual sufre constantes episodios depresivos, decide adoptar a un niño huérfano, nacido el mismo día que su propio hijo, en el mismo hospital. El día 6, del mes 6, a las 6 horas.

Lo que al principio son alegrías para el matrimonio, viendo crecer al pequeño Damien, pronto se convertirán en terror y espanto. Poco a poco se van sucediendo una serie de hechos relacionados con el niño que pondrán a la familia en alerta: suicidios inesperados, violencia ante situaciones cotidianas y muertes inexplicables.

Es entonces cuando Robert, ayudado por el fotógrafo Jennings, el cual vislumbra en sus fotografías unas manchas sospechosas sobre personas que después mueren inexplicablemente, intentarán descubrir la verdad detrás de esta misteriosa adopción, llevándolos a recorrer las calles y las profundidades de la mismísima Jerusalén.

Comienzo admitiendo mi error diciéndoos que pensaba que primero se escribió la novela y después, basándose en esta, se grabó la película. Después de internarme en el libro, me di cuenta de que era prácticamente calcado a lo que yo recordaba del film, y de este forma me percaté de mi error. Aun así, decidí darle una oportunidad. .
Es una lectura sencilla y ágil, repleta de diálogos. Desde la primera línea va al grano, sin adornos ni muchas explicaciones; cosa, por otro lado, innecesaria para los que hemos visto la película, pero que tampoco necesitarán los que aún no lo hayan visto porque la narración es simple pero suficiente.

Al argumento ya trillado del nacimiento del anticristo, se le da una vuelta más, haciendo que el propio protagonista, el pequeño Damien, parezca no ser conocedor de su propia naturaleza (o eso es lo que te hace sentir en algunos momentos). Solo somos conscientes de que algo horrible hay en su interior en determinadas situaciones. Destaco, por supuesto, el momento iglesia. Pura maldad.

Otra cosa que me ha gustado muchísimo es que el terror no es el típico de apariciones, movimiento de objetos o personas poseídas; simplemente es un niño que debería haber encarnado la bondad y, sin embargo,…

Y, por último, y aquí os pongo una alarma de SPOILER (por si aún queréis darle la oportunidad), me encantan estos clásicos en los que el final se queda tan abierto. No siempre puede vencer el bien, pero en este caso es todo lo contrario. El mal está ahí, vivo, creciendo y esperando su turno para desatar el fin de los días.