Reseña de "Don Quijote de La Mancha", de Don Miguel de Cervantes Saavedra

Don Quijote de La Mancha
  • Autor: Don Miguel de Cervantes Saavedra
Leí Don Quijote de la Mancha en el instituto y, como sucede siempre, todas las lecturas que se imponen, ni te gustan ni te motivan. Mi lectura de esta obra fue “a salto de mata”, pasando de un párrafo a otro sin profundizar, para terminar cuanto antes, hacerme una idea general y entregar el trabajo. Me apena este hecho, porque me perdí una gran obra y, lo que más me fastidia, es que desde ese momento siempre he etiquetado esta obra de densa y complicada. Por eso, cuando hace unas semanas me encontré este cómic en la Feria del Libro Viejo y Antiguo de Madrid, quise reencontrarme con un pedacito de esta novela.

Me ha encantado la adaptación a novela gráfica de Don Quijote, pero sinceramente no sé si se acerca mucho a la realidad de la obra original porque retuve poquísimo en su momento.

En este caso, la obra está ambientada en la actualidad, en una ciudad alemana llamada Tobosow. Alonso Quijano es un señor solitario que se niega a vender sus tierras porque es incapaz de ver que nadie queda ya en su pequeño pueblo, por lo que, junto con su nieto Robin (equiparado al Sancho Panza de la novela original), emprenden la cruzada de, en un primer momento, luchar por sus terrenos para que no se establezcan en ellos un parque de molinos eólicos, aunque, después, esta cruzada deriva en locura, cuando Don Quijote se cree el caballero enviado para salvar su pueblo de los enemigos de una guerra ya pasada.

El dibujante transmite muy bien este descenso de locura, haciendo cada vez más irreal la cara del protagonista, incluso llegando a cambiarle el color de los ojos, a negro, cuando no es capaz de discernir ficción de realidad.

No solo me ha gustado la adaptación a cómic o los dibujos propiamente dichos, que son extremadamente detallados, y que hacen que te encariñes con los personajes nada más conocerlos; también me ha sorprendido cómo se han compaginado otros temas actuales, como, por ejemplo, la especulación inmobiliaria o la situación precaria en la que viven nuestros ancianos. Me parece una novela gráfica muy elegante y respetuosa, y también muy divertida.

Indudablemente, tengo que darle una segunda oportunidad a la original 🤩.