Reseña de "Memorias de un hombre de palo", de Antonio Lázaro

Memorias de un hombre de palo
  • Autor: Antonio Lázaro
  • Puntuación: 3/5 ⭐️
El Toledo de 1560 tiene una necesidad imperiosa. El abastecimiento de agua es escaso, a pesar de la proximidad al río Tajo, por lo que un antiguo relojero del Emperador Carlos V asume la costosa tarea, tanto en tiempo como en dinero, de crear un artilugio que conecte el río con el mismísimo Alcázar de Toledo.

La trama de este libro transcurre desde que Juanelo Turriano, el relojero, plantea la petición ante la ciudad de Toledo y un representante de Felipe II, hasta que, por fin, ve su ingenio construido. Evidentemente, esto no va a ser fácil. La construcción conlleva muchos peligros para este anciano que deberá vivir algunas aventuras y soportar conjuras de sus rivales. Además, como trama paralela, este inventor, que podría ser comparado con el grandísimo Da Vinci, tiene un “arma” secreta, su soldado autómata Antonio.

En cuanto a lo positivo del libro: es entretenido tanto por la historia, ya que te sumerge en el Toledo del siglo XVI, como por la creación del invento. Tiene un vocabulario exquisito. He aprendido muchas palabras nuevas, como una que no olvidaré nunca “azacán”, repetida hasta la saciedad. Igualmente, me ha gustado mucho la amistad de Juanelo con su mano derecha, Aurelio, una amistad que superará las barreras del tiempo y de la edad.

Pero le veo algún punto negativo: la historia es entretenida, como os he dicho, pero a veces se hace pesada, ya que el autor repite algunas partes constantemente, como por ejemplo, que el relojero sirvió al emperador durante más de veinte años y que durante su leal servicio creó el reloj astronómico perfecto. Esta historia es interesante, pero solo una vez. Y también es una pena que siendo el título del libro “Memorias de un hombre de palo”, no le hayan dado toda la importancia que debía a este autómata. Es cierto que hablan de él, es un artilugio al que quieren echarle el guante las altas esferas, pero es, a mi entender, una trama secundaria. Solo tiene un par de momentos o apariciones estelares.

Por cierto he leído que el tal hombre de palo existió de verdad en Toledo y que tiene una calle en su “memoria”. ¿Lo sabíais? 😊